Entrevista a Esther Zarrias

Por Nadia Ferreyra-

Directora de la escuela pública Rosa dels Vents, situada en la Colonia de San Pere, Esther Zarrias es una de las impulsoras del cambio de mirada en la Educación Pública de Mallorca, con un proyecto de circulación libre por ambientes de aprendizaje que se inició el pasado año en infantil y que este curso se implementará en toda la escuela.  

 

¿Qué características tiene Rosa dels Vents?
Es una escuela con características peculiares. Rural, pequeña, con pocos alumnos (35 matriculados en 2015), e incompleta, ya que los niños pueden cursar en ella hasta tercero de primaria, y después tienen que irse a otro centro.
De alguna manera, el que sea pequeña ha sido claramente un beneficio, porque en una escuela de este tipo se puede hacer este cambio más fácilmente.
¿Desde hace cuanto estás allí?
Estuve en este centro en dos ocasiones. En 2010 entré como maestra y estuve tres años. Después fui a la escuela pública de Lloseta, que ya trabajaban por ambientes de aprendizaje, y el año pasado volví a Rosa dels Vents como directora.

¿En qué momento iniciasteis el cambio en el proyecto educativo?
La propuesta inicial vino de mi parte. Después de hacer varias formaciones y trabajar por ambientes en Lloseta, cuando llegué como directora hice esta propuesta de trabajo al profesorado. Algunos se animaron más, otros menos, pero finalmente salió adelante.
Por otra parte, el año pasado, la Consellería de Educación lanzó una propuesta a escuelas públicas que quisieran implementar nuevas pedagogías, otorgando una dotación de recursos económicos y humanos, y nosotros fuimos uno de los escogidos. Este apoyo de Consellería hizo que muchas familias se sintieran más seguras y confiaran en el proyecto y a nosotros tener ese respaldo también nos dio tranquilidad.

¿A qué habéis destinado los recursos?
Los dedicamos a infraestructura y material principalmente. Compramos mucho material Montessori y acondicionamos los ambientes.

¿Y cómo se gestiona la formación del profesorado?
La formación la hacemos a todos los maestros a través del Centro del Profesorado.
La escuela está integrada, junto con otras cuatro de Mallorca, en una xarxa. Juntos trazamos los objetivos y diseñamos la formación.
Al estar en escuela pública no tenemos un equipo de maestros fijo, algunos cambian cada año. Hay gente que quiere trabajar de una manera o de otra, entonces en función de ello puedes cuajar mejor el proyecto o no. Asimismo, el claustro tiene que acatar el proyecto de centro. No hay autonomía del profesor en el aula ya que no hay aulas, son ambientes de aprendizaje. Este año, nuestros maestros empezarán con una formación de acompañamiento respetuoso, porque el cambio de mirada es fundamental. Después, educación viva y activa, neurociencia y ambientes.
¿Cuáles son las características del proyecto educativo de Rosa dels Vents?
Se trata de una escuela estructurada en espacios preparados de libre circulación, donde los niños se encuentran con diferentes materiales y donde también hay talleres más dirigidos. El maestro se concibe como acompañante y observador del trabajo que hace el niño.
El año pasado introdujimos el cambio en infantil, donde creamos diferentes ambientes que se abren o cierran en función del número de acompañantes: lectoescritura- matemáticas- construcciones- simbólico- arte- teatro- aula de oscuridad y ambiente exterior. Este año también empezamos el cambio en primaria, que se plantea con un taller obligatorio cada día (de calculo, de lecto, de ingles…) Y después el contacto libre con los materiales. Asimismo, los cambios de primaria están en fase de prueba e iremos viendo que es lo que mejor funciona con los niños en esta etapa.

¿Cómo han asimilado los niños las modificaciones en el proyecto?
Los niños muy bien. Este año fue un proceso de integración de los ambientes, hemos ido incorporando cosas, muy de a poco, y nos ha encantado verlos disfrutar, descubrir e interesarse de manera espontánea por la escritura, por ejemplo.

¿Y las familias?
Por parte de las familias, hemos tenidos padres encantados con el proyecto y muy ilusionados, y otras personas que se han ido de la escuela por no estar de acuerdo.
Hemos trabajado mucho con las familias, haciendo reuniones conjuntas, tutorías individuales, resolviendo sus dudas…Asimismo muchas tienen miedo a lo desconocido.
Saben que lo que hay no funciona pero no quieren arriesgarse a lo nuevo.
El mayor temor es que los niños no aprendan a leer, sumar y restar; o que se pasen todo el día jugando y no aprendan, como si el juego en sí mismo no fuera motor del aprendizaje. Pero muchas veces se cae en las comparaciones: “Que si mi hijo tiene seis años y no escribe… y su amigo de otra escuela sí”. Y esto dificulta las cosas.
Por otra parte hay muchas familias de otros puntos de la Isla que se interesan por nuestro trabajo y se matriculan aunque no sean del pueblo.

En relación a la resolución de conflictos ¿Cómo abordáis estos momentos?
Si es necesario interviene el adulto, pero intentamos que los niños resuelvan sus conflictos. Sobre todo a los más pequeños, tratamos de dotarlos de herramientas y estrategias para que puedan hacerlo y de a poco depender menos del acompañante.

Para terminar, ¿cuáles serían tus palabras para los maestros que quieren iniciar un cambio en su escuela?
Durante todo el curso pasado vinieron docentes de muchas escuelas que querían implementar un cambio de mirada y optar por los ambientes preparados. Yo animo y aliento a que lo hagan, porque el cambio se tiene que hacer. La sociedad ha cambiado y la escuela tiene que cambiar junto con ella.

esther zarrias

You May Also Like