El buen amor entre padres e hijos

-Revisión de las dinámicas familiares según las Constelaciones Familiares & los Ordenes del Amor de Bert Helinger

– Por Irene Domínguez Eisen

¿Has sentido que amas a tus padres tal cuál son y respetando su manera de vivir sus vidas?

Esto que parece tan elemental y sencillo, muchas veces, nos retiene en el pensamiento y el corazón toda la vida, y “en esas condiciones” nos adentramos a las experiencia de Ser padres.
¿De donde venimos? Nuestro sistema familiar, un conglomerado de información genética e histórica acumulada durante generaciones que se fusiona en la unión sexual de quienes nos dieron la vida, nuestros padres.

A partir de allí, esa carga y esas transmisiones serán nuestras, nos pertenecerán y les perteneceremos.
Dentro de ese marco de referencias, las dinámicas familiares y los patrones aprehendidos en cada rol, viven en el presente como una programación codificada y aprendida que vivimos naturalmente, aunque muchas veces nos condicione, limite, incomode o enferme, nos mantenga unidos a algunos miembros de nuestro sistema y juzgando, rechazando o excluyendo a otros.
¿Cómo identificar que podemos estar implicados en un “desorden sistémico” desde nuestro rol de padre/madre?:

  • Cuando “miramos” mas a nuestra familia de origen, o a uno de sus miembros, en lugar de estar presente y centrado en la familia actual.
  • Cuando dejamos asuntos inconclusos con la pareja anterior.
  • Cuando estamos insatisfech@s o frustrad@s con el intercambio entre lo que damos y lo que tomamos/recibimos en nuestra pareja y en vez de resolverlo lo bloqueamos o evitamos.
  • Cuando vertemos en nuestr@s hij@s nuestras carencias, frustraciones o asuntos pendientes con nuestra familia actual
  • Cundo miramos mas fijamente a nuestr@s hij@s que a nuestra pareja.
  • Cuando nuestr@ hij@, o un@ de ell@s, nos preocupa y nos preocupa y magnificamos las situaciones relacionadas con el o ella.
  • Cuando demandamos implícita o explícitamente a nuestr@ hij@ que cumplan nuestras expectativas en general o respecto a algo en concreto que consideramos importante para la familia (un deporte, una profesión determinada, etc.)
  • Cuando se le impide al niñ@ el derecho a mantener relación o contacto con uno de sus progenitores o con ambos.
  • Cuando se le niega o evita a l@s hij@s la relación o la comunicación con algunos de sus familiares directos por algo pendiente entre adultos(abuel@s ,ti@s, pri@s, etc)
  • Cuando se utiliza al niñ@ como mediador o moneda de cambio en un conflicto no resuelto en la familia/s.

Aunque estos son los asuntos mas frecuentes, existen múltiples factores que inciden en “el orden” de este vínculo, y es interesante hacer una revisión de cómo funcionamos desde este rol y así poder facilitar el riego de este inmenso caudal de Amor que sentimos y tenemos como madres y padres por nuestr@s hij@s-

Ponernos manos a la obra con el corazón en paz y la mente abierta en nuestras situaciones actuales requiere tener resueltos los asuntos familiares inconclusos, requiere tener elaborados los duelos de nuestros seres queridos y sentir la libertad de asumir la responsabilidad de nuestras decisiones como adultos. Aunque en algunas ocasiones nos puedan generar sentimientos de culpa o de dolor “por hacerlo diferente” y ser desleal a los códigos familiares que nos fueron transmitidos.
Centrarnos con una presencia consciente en el presente nos brinda la posibilidad de crear nuestro modelo de familia en consonancia con nuestras necesidades auténticas, esenciales, actualizadas y reconfiguradas al presente de los miembros de la nueva familia.

You May Also Like